rzandphoto_diego_ravier_blog_2011_001
Monday, 13 de December 2010

LA BOUILLABAISE ETNICA SE REFORMA……. y SE REINVENTA

El Mediterráneo sigue azul, el calor un dulce recuerdo, el Mistral se enoja cada tanto para recordar que no es huésped de paso y Marsella arranca todos los días con ese mismo aire cansino de siempre, nunca demasiado temprano para mantener las distancias con todas las culturas bárbaras que vienen del norte y que calientan los motores antes del primer rayo de sol, éste se come las horas y el hombre no se puede permitir  despreciarlas.

 

Marsella va tranquila, desparramando su gente por los barrios, mezclando nacionalidades y orígenes de todo tipo, por necesidades recientes y por costumbre de sus muchos siglos de ciudad marítima.

El vieux-port es sitio de gentiles encuentros además de plaza de mercado del pescado, donde el turismo de paso de los cruceros se empecina en sacar fotos en primer plano de la mercadería como si fueran exóticos y raros ejemplares.

 

La sed de vivir: sueños, sorpresas y alegría. Dulce ironía del cartel publicitario!